El cooperativismo: ¿el futuro del modelo empresarial y social?

Antes de irme de vacaciones me encargaron un artículo sobre las innovaciones que las cooperativas de trabajo han aportado a la gestión empresarial. El artículo saldrá publicado en octubre, de modo que espero poder compartirlo con todos vosotros dentro de poco.

símbolo internacional del cooperativismoAunque llevo muchos años trabajando por el Tercer Sector, mi contacto con el mundo del cooperativismo ha sido muy escaso, hasta ahora. A raíz del artículo he tenido la oportunidad de conocer de cerca este sistema organizativo y comprender que, de acuerdo a la situación económica y social actual, las cooperativas son el futuro del modelo empresarial y, seguramente, social. Me explico.

El sistema capitalista actual se basa en el ánimo de lucro, es decir, lo importante es obtener beneficios, dinero, sin tener en cuenta mucho más: ni el qué producimos, ni cómo lo producimos ni a costa de que lo producimos, ni siquiera por qué lo producimos. Este sistema, llevado al extremo, ha provocado la situación económica y social actual.

En el otro extremo encontramos las ONGs, organizaciones sin ánimo de lucro que buscan un bien común y en las que obtener recursos económicos es sencillamente un medio para hacer este bien. El problema de las ONGs, como muy bien sabemos todos los que nos dedicamos al fundraising, es que en la mayoría de casos estos recursos los tenemos que conseguir pidiendo a cambio de “nada”. Un nada muy relativo, es cierto, pero difícil de tangibilizar … Este modelo parece que tampoco es sostenible, ya que como estamos viendo, la dependencia de los terceros lo convierte en poco efectivo.

El cooperativismo se encuentra a medio camino de uno y otro modelo y parece ser una alternativa muy interesante. Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se unen de forma voluntaria para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y / o culturales en común, mediante una empresa de propiedad conjunta y gestión democrática. Es decir, nacen para solucionar una problemática común y para lograrlo crean un modelo de negocio alrededor.

Fotografia extreta de Lafageda.comUn ejemplo clarísimo de este modelo es la cooperativa La Fageda, que al enterarse de que estaba escribiendo sobre el cooperativismo me invitó a conocer su modelo de trabajo de primera mano. La Fageda nace por una necesidad: la de conseguir que personas con discapacidad mental puedan trabajar. Y para lograrlo se crea un modelo de negocio alrededor, que primero empieza con un vivero de plantas y, adaptándose al mercado ya las necesidades de estas personas, se acaba convirtiendo en lo que hoy día conocemos, una empresa de lácteos increíblemente buenos. Es decir, el negocio es lo de menos, lo importante es la finalidad. Actualmente La Fageda está cumpliendo su objetivo principal y además está generando recursos (beneficios) para poder llevar a cabo otras tareas de carácter más asistencial con personas con discapacidad.

Y es que si tal y como se dice, el problema de nuestro sistema es que hemos convertido el medio (el crecimiento económico) en la finalidad, el cooperativismo nos permite darle la vuelta a la tortilla y lograr un bien común a través de la generación de recursos.

Es por ello que digo que las cooperativas son el futuro del modelo empresarial y social y seguramente la puerta de entrada a la Teoría del bien común formulada por el profesor universitario Christian Felber. ¿Qué os parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>